Papel higiénico fino – me tiro del puente

Me da la impresión que dentro de las 2 semanas pasadas vivía más experiencias que en los pasados 5 años. No es que mi vida fue aburrida hasta ahora pero ya podría llenar un libro entero con todas las cosas que ví y que me pasaron durante los últimos días.

Días viajados: 14
Distancia viajada en coche: 3560 km
Camas en que dormí: 10
Número de upgrades: 3
Días en que necesité mi bolso de medicnia: 3

imageFinalmente llegamos a Cape Town. Han sido unos kilometros hasta aquí y unas experiencias y lugares maravillosos y impresionantes. Y gente estupenda… Ahora mismo estoy sentada al lado del mar. Nos buscamos un piso chiquitito de Airbnb aquí – mi primera experiencia con Airbnb. Hasta ahora todo perfeecto…

En Jeffreys Bay nos hicimos amigas de alguna forma de la jefa de un hostel y nos fuimos con ella. La llevamos en coche por la mañana con su hija pequeña de 8 años y nos fuimos de viaje. A lo mejor fue una conexión especial entre ella y yo porque hay un connector entre ella y yo: La alegría de vivir aunque estamos enfermas y tenemos un destino inseguro (ella: Esclerosis múltiple, una enfermedad de los músculos y los nervios).

Papel higiénico africano

imagePues nos fuimos, vimos a monos, pajaros y liones. Espontáneo nos quedamos una noche en un hostal en el medio de un bosque: Wild Spirit. Me encantó el lugar y todo, muy muy guay. Pero hablando de eso, algún día os tengo que contar lo del papel higiénico africano. Es super fino, increíble. Hace falta poner 10-15 hojas para que ya no esté tan fino pero no ayuda. Sigue siendo fino. Un coñazo… Me molestó tanto que me tiré…

Me tiro. Si, me tiro.

Pues como ya estoy aquí, pensé… Lo vi: El puente más alto del mundo: Bloukrans. Había el punto de hacer el puenting en primera posición en mi bucketlist (una lista con cosas que quiero hacer algún día antes de morir). Pero no estaba segura si podría hacerlo con lo de mi enfermedad. Entonce nos fuimos nosotras 4 a ver a los chicos de la seguridad allí y le preguntamos muchísimas cosas. Me dijeron que me fijarían en la cadera en vez de los pies y ya está. No habría ningún problema.

imageY ya estuve allí, encima del puente más alto del mundo: 216 metros. Rodeada de profundidad. Al principio pensé que era super guay todo pero después de todo eso y todavía antes de tirarme se me pusieron mis ojos un poco mojados y tenía que tirarme en los brazos de uno de los chicos (Robin). Nada más llorar unos 10 segundos se me había pasado la anxiedad ya. Yo era la proxima. Me aseguraron y fuimos al barranco.

“¡Cierra los ojos, no mires para abajo, Kathi!”

Levanté mis brazos…

“3, 2, 1”

Y me tiré. A partir de ahora ya no sentía nada, me sentía vacía. Pensé que así podría ser la muerte. Después de 3 segundos me sentía… pues, ¿cómo me sentía? No lo sé. Fue genial. Guay. Increíble. Indecible. Estupendo. Y me encontré allí, fijada con una cuerda en el medio del barranco. 200 metros abajo del puente. Por un lado el Océano Índico, por el otro lado naturaleza increíble.

La vuelta del puente a dónde me habían esperado las otras fue complicada porque el camino es muy empinado. Pero Robin me acompañó, me ayudó. Teníamos tiempo… Que la gente esté tan dispuesto a ayudar me encanta. Sin preguntar me dijo que se vaya a ir conmigo solo (sin que vayamos con el grupo) para que tengamos todo el tiempo necesario.

Otro punto de mi bucketlist hecho.
Y lo haré de nuevo. Seguramente…
El día 16 de septiembre del año 2016 con los 216 metros entra en mi propia historia… 🙂

Papel higiénico gordo en el nido de los avestruces

imageY de repente llegué a un lugar con papel higiénico gordo. Lo celebré 🙂 No solo por el papel higiénico. Empezamos al principio: Queríamos ir a una hacienda de avestruces si o si pasando Oudtshoorn porque la ciudad en el sur de Sudáfirca está conocida para los avestruces que hay allí. Pero que me iría con lagrimas en los ojos de esta haciendo nunca hubiera pensado antes…

Katja encontró la página web del nido de avestruces de Carmen y Dario. En el quinto coño situado nos fuimos de camino para allá, sin avisar. Teníamos suerte, tenían una cama para nosotras y además hablaban alemán. No, además eran alemanes. Emigraron hace 21 años. Los dos se habían construido un nido maravilloso, si un nido de avestruces, y viven en paz. Nada más que el ruido de los animales (y hay muchos animales en la naturaleza allí) y las montañas. Envidiable…

imageEstoy segura que dentro de los proximos meses lo diré más veces aún pero en este lugar podría imaginar quedarme. Aunque hay allí el “cabrón” (un avestruz) que est muy agresivo – pero puedo evitar cruzar su camino 🙂 Los otros avestruces son muy guays. Después de un tour pequeño con muchas informaciones del avestruz en general encima del buggy de Dario (coche grande para poner cosas fuera) damos de comer a los avestruces y coleccionamos sus huevos. Son animales super simpáticos. Pero quitarles una pluma, no sé… no lo haría, supongo 🙂

imageCarne del avestruz es delicioso, los huevos no son nada especial – saben a huevos de gallinas. Después de quedarnos otra noche muy espontaneo, acariciamos a un guepardo bebe que tenía 9 meses solo. Había la posibilidad en el Cagoo Park en Oudtshoorn. Terminamos nuestra estancia allí con una tarde cantando caraoke con otros chicos alemanes que estaban allí de visitantes. En la despedida tenía lagrimas en los ojos, porque Dario y Carmen son dos personas muy cariñosos… Me verán otra vez, es algo seguro.

Y si queréis hacer algo bueno y donar algo de que os puedo asegurar que el dinero llega 100 %, donad para el estadio de fútbol que Dario construyó hace 5 años. A los chicos del pueblo les encanta 🙂 Estos días instalarán luces – cada año otra cosa, algo más. Un proyecto impresionante…

dueño de la cuenta: Eisener V.I.R.U.S. e.V.

Berliner Volksbank

IBAN: DE22 1009 0000 2000 9780 11

razón: AF2

Mi hermano grande me manda canciones del día o de lo que esta pasando casi cada día, por cierto. Ya lo sabéis, el del crecemiento de la familia inesperado… 🙂 Así se puede pasar todos los días… Me encantaría recibir canciones de vosotros a traves de Facebook, correo o dónde queráis.

Para los que les interesa: esta es mi canción de mi vuelta al mundo:

Kathi - siempre feliz y alegre, en la mayoría de los casos con una sonrisa, enamorada de España, de risa fácil, optimista, espontánea y puntual...



DEJA AQUÍ UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir las novedades de #whereiskathi directamente en tu buzón? ¡Abonalo ahora!
Email *
Join to Instagram

MÁS FOTOS EN INSTAGRAM #WHEREISKATHI