El elefante selfie y la mujer saludando con el plátano

Ya llevo una semana viajando y ya vi a elefantes y cebras, tenía el sudor de miedo en la frente y podía conocer al país maravilloso – Africa – ya un poco.

Días viajados: 9

Distancia viajada en coche: 2157 km

Camas en que dormí: 6

Numero de upgrades: 2

Días en que necesité mi bolso de medecina: 3

Madre mía, Sudáfrica. ¡Cuidado, que es muy peligroso! Esas formas de avisos nos dijeron muchísimas veces antes de irnos. Pero todo el mundo nos dijo. Y si lo escuchas muchas veces algun día lo crees. Sales a la calle inseguro, porque todos los negros te mira fijamente. Y antes de que alguien se queje: en África es normal decir negro y no les importa. Lo que les importa es cuando dices que son negros pero no son, sino solo son trigueño. No tienen ningún problema con decir negro, no como los europeos. Negro es negro. Pues, hablado de esto y ya esta.

Pues los negros nos miran fijamente. ¿Y por qué? Pues por un lado porque viven en un eslum pequeño y están rodeados de negros y no ven a muchos blancos normalmente. O porque no saben si somos africanas o no. Si hablas muy bien inglés creen que eres nativo.

¿Por qué inglés?

Aquí todos hablan inglés, también entre ellos. Pues en Suráfrica hablan 11 idiomas distintos. Para que se entiendan hace falta un idioma que hablen todos: inglés.

No hay que tener miedo, dijo Charles, Charles, el principe Charles negro, como él se llama a si mismo. Charles tiene 4 novias y 11 hijos. No está casado. Gana suficiente como security officer en una agencia de consturcción para poder alimentar a los 15 personas y a si mismo. Eso es lo que dice… Quiere que algún día tendrá un equipo de rugby que son 15 personas. Y con 5 personas de reemplazo. Pues, otros paises, otras costumbres, supongo… 🙂

El fantasma y la luz…

Y de repente la luz estaba encendido de nuevo. Hace 5 minutos que lo apagamos. Admitimos, nos daba miedo en Coffee Bay. Desgraciadamente no recordamos como se llamaba el alojamiento dónde nos quedamos esta noche. Seguramente lo salteamos a cada uno. Hasta las 4 de la tarde había fiesta fuera. Era domingo, nos dijeron que es algo normal, algo habitual los domingos. La música era tan alta que vibraron las ventanas. Y además hacía muchísimo viento.

Envolvadas en nuestros sacos de dormir nos encontramos en la cama. Dormimos en los sacos porque nos daba asco dormir en la cama con la manta esa. Parecía Caperucita, me dijo Katja 🙂 Con el aerosol de pimienta en la mano me dormí. Al día siguiente nos fuimos lo más rapido posible… Nunca más volverémos.

Animales en el parque Addo
Animales increíbles

Los que me conocen saben que yo normalmente tengo que planear todo o que por lo menos me gusta hacer un plan. Pues soy una persona espontánica pero salir de la casa en África y no saber dónde quedarse por la noche siguiente, pues no sé… Pero quería intentarlo. Y lo conseguí, con éxito. Ahora, después de una semana ya no podría imaginarmelo de otra forma. Es estupendo. No hay nada mejor que salir de la casa desenfadado y ir por dónde te gusta. A algún lugar llegas y encontrarás alojamiento. Y además hace dos días tenemos tarjetas sim con internet. Así que desde ese día booking es nuestro amigo también y a veces intentamos encontrar algúna oferta del día para 9 Euros más o menos.

Ahora mismo nos encontramos en Jeffreys Bay – Decidimos quedarnos otra noche. Es increíble aquí. Encontramos un hostal super baratos y bonito: Cristal Cove Backpackers
Hoy almorzamos con una chica de Sudáfrica muy simpática. La comida estupenda…. Nos contó muchas cosas de su país. Pues hace muchos años suipuestamente había una mujer que tenía a un hipopótamo. Vivía en su casa, dormía en su cama. Y como crecía cada día más tenía que comprar una cama nueva cada mes porque se lo rompió siempre jaja 🙂

El elefante selfie

Ayer nos fuimos muy espontánico al parque Addo Elephante y vimos a muchísimos animales. Increíble. Elefantes (!!!), cebras, escarabajos chicos, muchísimos pajaros, avestruces, caballos, antilopes, facoceros y muchos más. Ha sido un día increíble. Liones y jirafas faltan todavía, pero queremos ir al parque Krueger así que nos da tiempo todavía 🙂

Un viaje así te da tiempo para pensar, a veces, o por lo menos uno tiene unos minutos cada día para uno mismo. Cómo hoy – estaba sentada en la playa en Jeffreys Bay y en realidad quería ver a ballenas. He tenido mala suerte 😉 Aunque me dijeron que habrá una ballena madre con sus hijos por aquí. África es estupendo, me encanta. Es un país rico. Aunque la gente aquí no tiene a muchas cosas, es rica. Tienen a todo que necesitan para estar feliz. Y eso se nota. Todo el mundo es super simpático y antento. Viven felices. Aunque el abismo entre rico y pobre es grande y se nota.

Katja y Kathi – las viajadoras de coche

No somos backpackers típicos. Eso no funcionaría con mi enfermedad, no podría llevar mi mochila encima de mi espalda todo el rato. No, somos uos viajadores de coche. Tenemos ordenado el coche muy bien. La izquierda del maletero es mi parte, la dereche la de Katja. Cada noche que llegamos al alojamiento cada una coje unas bragas, pantalones y una camiseta, lo pone en su mochila pequeña y entramos. Nuestra sistema ya es casi perfecto 🙂

Ah y el plátano saludando…

Aquí tienen a un sistema muy buena para las obras en las calles. Aquí hay obras por todas las partes. Me parece algo bueno, parece que hay un despegue en el país. Pues, de todas formas no tienen semáforos aquí en las obras. No, solo hay personas que funcionan como semáforos. Siempre y por todas las partes. Y estas personas te saludan y comen plátanos. Siempre. O por lo menos a veces 🙂 Parece super gracioso cuando lo hacen… Ah y los Sudáfricanos dicen gracias cuando les adelantas. Tu te metes en el carril del lado, te adelantan, ponen el intermitente de emergencia tres veces, tu pones la luz de la frente y dices de nada. 🙂 Gente muuuuuy amable… 🙂

Mañana seguimos dirección Cape Town. A lo mejor llegamos hasta algúna hacienda de avestruces… 🙂

Hablando de avestruces y animales: El alojamiento más chulo hasta ahora tuvimos cerca de East London. Booking nos enseño la oferta del día y llegamos a una hacienda en el medio de nada: Santa Paloma Guest Farm. Y fue estupendo. Llegamos y nada más llegar nos invitamos a cenar con los nativos en una cuadra antigua. El alojamiento era increíble. No hay palabras para explicarlo. Por la mañana nos desperté el gallo y nada más salir de la puerta había un caballo en el jardín. Damos una vuelta grande en el campo enorme y vimos a cebras y muchos más animales. También había un perro que acaricí la noche antes. Por la mañana llegó, me vió, se puso en la mierda de los otros animales y y se baño en las heces estos… Enhorabuena, Kathi – el día antes le acariciaste…

Con esto digo adiós y buenas noches.
Hasta pronto!
Kathi

PD: Rico no son los que tienen todo. Rico son los que pueden dar mucho.

Kathi - siempre feliz y alegre, en la mayoría de los casos con una sonrisa, enamorada de España, de risa fácil, optimista, espontánea y puntual...



DEJA AQUÍ UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir las novedades de #whereiskathi directamente en tu buzón? ¡Abonalo ahora!
Email *
Join to Instagram

MÁS FOTOS EN INSTAGRAM #WHEREISKATHI