Siempre conectada y de repente offline

El phenomeno de la disponibilidad permanente – no solo ha sido el tema de mi trabajo final del master que entregué hace nada sino también estoy conectada todo el tiempo yo. Aunque mi iPhone está puesto en silencio todo el rato y no vibra, estoy disponible todo el tiempo porque siempre está puesto a mi lado. Mis amigos y conocidos saben que pueden conectarme a cada hora – da igual si esta de noche o de día – o que por lo menos respondo dentro de nada 🙂

Si la disponibilidad permanente es algo bueno o malo y que consecuencias conlleva ya no quiero discutir aquí que lo temé durante 1 año y medio escribiendo mi tesis. ¿Y por qué empiezo con el tema este que ya no me interesa? Pues, a partir de septiembre empezaré mi gran viaje y de hoy a mañana ya no estaré conectada cada cada minuto, cada hora, cada día. En Namibia o Costa Rica tendré wifi solo a veces, supongo. Pero aun no me lo puedo imaginar…

De tiempo a tiempo offline

Atardecer en Croatia
Veraneando en Croatia

A veces me gusta estar desconectada, por ejemplo cuando voy a Croacia con mi querida amiga Agi, que sus padres tienen casita allí en el campo. Cuando estoy allí estoy feliz sin wifi, así no hay la posibilidad para mi de mirar el facebook o escribir un correo. En el campo campo (no hay nada nada) de Croacia no hay nada más relajando que estar desconectada. Pase lo que pase en el mundo online. Kathi esta desconectada.

 En cuanto active el internet regresando a la civilización, recibo un mensaje después del otro y noto que no pasó nada que cambió el mundo. Y no pasa nada si no estás conectado durante unos días. Pero que va a ser “normal” dentro de nada… pues no sé si podré vivir así.

¿Pierdo algo si no estoy conectada?

En casa en Salzburgo, cuando estoy en mi ambiente habitual, no puedo dejar mi móvil en algúna esquina, desactivar el portátil y estár desconectada. Podría perder algo… Y ya vamos por allí: NoMoPhobia – el miedo de no estar conectado a traves del móvil. No sé si yo hablaría de miedo. Pero sé, que no puedo vivir sin mi móvil. Solo sería para colgar una foto de mi comida en Instagram. Sin mi móvil me siento perdidad (lo digo ahora. A ver que diré dentro de unas semanas).

Ahora mismo, por ejemplo, estoy sentada en mi terraza en Salzburgo – con velas – y estoy escribiendo esta publicación. Mi móvil está a mi lado, por supueso. Y mi portatil está conectado con el internet. Pero podría estar más concentrada solo escuchando el agua en el arroyo al lado de mi casa. Este ruido se come totalmente el ruido de los coches…

Pienso que soy una esclava de los medios digitales, de la disponibilidad permanente. A lo mejor me puedo curar de esto en el año siguiente que voy a estar viajando. Pero para mi madre va a ser más grave todavía. Desde que tiene su smartphone ya no sabe vivir sin WhatsApp o un mensaje de la Kathi cada día. Pero madre, no hay otra opción, lo siento. No obstante intentaré publicar novedades aquí muy frecuente. Que queréis saber where is Kathi… 🙂 Además no quiero que aparezcan unicornios rosa en mi blog. Que mis compañeros de trabajo me amenazaron, si no publico por lo menos una vez la semana.

Un besito

Kathi

Kathi - siempre feliz y alegre, en la mayoría de los casos con una sonrisa, enamorada de España, de risa fácil, optimista, espontánea y puntual...



DEJA AQUÍ UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir las novedades de #whereiskathi directamente en tu buzón? ¡Abonalo ahora!
Email *
Join to Instagram

MÁS FOTOS EN INSTAGRAM #WHEREISKATHI